El gran Víctor Hugo dijo una vez, como el augurio de la República en Francia: “No hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo”. La frase vino a mi mente en forma de la pregunta que da el título al asistir al tercero de tres eventos en menos de 30 días en torno a la economía circular. En una de ella escuchamos la intervención del diputado Francisco Matos, presidente de la comisión que estudia el proyecto de Ley de Residuos, en el panel que sobre dicha ley se incluyó en la conferencia sobre gestión de residuos organizó la Asociación Dominicana de Productores de Cemento (ADOCEM).

Dijo Matos que la Ley se ha puesto en el orden del día varias veces, y que en cada una de ellas una llamada desde “el Palacio” la ha devuelto, pasando a listar los 3 elementos que no han dejado que la misma se apruebe: la responsabilidad extendida, el coprocesamiento y el sistema de consecuencias.

Felicitando los esfuerzos del sector empresarial para la promoción de la economía circular, se debe reconocer que no se puede avanzar hacia dicho estado sin la existencia de una ley que obligue a los productores y comercializadores de bienes y generadores de residuos a asumir su rol de acuerdo a su impacto.