Hace un par de años, transitando en un highway en Miami, por error, omití pasar por un peaje de 1.25 dólares. A los 15 minutos, al llegar al hotel a registrarme, la tarjeta de crédito que había reservado para exclusivamente al pago de alquiler de auto y alojamiento no pasó, para mi sorpresa.

Con una aplicación del celular llevaba “al chele” cada cargo efectuado, por lo que no tenía explicación para el hecho, hasta que llegó el estado de la tarjeta con un cargo “NAMEPLATE XXXX” por 28 dólares. Al instante de la violación la policía había hecho el cargo al propietario HERTZ y por su vía a la tarjeta de crédito asociada.

Ahora que vemos la campaña de seguridad vial donde se muestran los casos de accidentes ocurridos a causa de aquellos que han violado las normas de tránsito frente a las cámaras del 911, sería conveniente que este recurso sea usado en forma preventiva.

De esa forma, las violaciones observadas en las vías públicas por las cámaras serían llevadas a los tribunales de tránsito, y allí en juicio oral, público y contradictorio los ciudadanos serían multados en que el juez encuentre culpabilidad. Esa es la campaña que más ha funcionado en Estados Unidos.

Leer noticia