Cada día más empresas realizan pruebas a sus empleados para evitar que laboren bajo la influencia de alcohol o drogas. Sin embargo, queda la duda acerca de cuál es la forma de proceder ante los casos positivos, ya que el Código de Trabajo pone limitaciones respecto a la aceptación de los resultados de las pruebas y el tipo de sanción a que puede ser sometido el empleado. Es por eso que es recomendable la política de alcohol y drogas de la empresa sea enviada al Ministerio de Trabajo para su aprobación.