Después de años de vacilar al respecto, fui motivado por la cajera de un supermercado a que comprara fundas reusables, y con ello cooperaba para satisfacer necesidades de una ONG. Nada que ver con salvar el Planeta al convencerme. Estoy usando las fundas, y me gustaría compartir con ustedes la experiencia.

Primero, las fundas no tienen logo, por tanto, al usarlas no estoy promocionando a una empresa, que a la vez está economizando dinero al no usar las fundas plásticas. Luego el supermercado anunció que darían un incentivo por cada X monto gastado, eso sí puede motivar a que la gente haga el cambio.

Algunos productos necesitan fundas: las carnes y vegetales, por ejemplo, para evitar que entren en contacto con los detergentes, y, de preferencia, colocarlos en bolsas diferentes.  Pero ahora tengo un nuevo problema: no tengo en casa fundas para la basura, y las debo comprar. El ahorro podría servir para eso.

Me surge una pregunta: ¿están los supermercados midiendo cuantas personas se están llevando sus compras en fundas reusables? Internacionalmente se mide el indicador de cantidad de fundas consumidas por unidad de productos vendidas. Comunicar los avances es clave para que más personas adopten la práctica.