A raíz del accidente de los mineros de ámbar en Hato Mayor, donde 3 trabajadores perdieron la vida, el Ministerio de Energía y Minas, al tiempo de lamentar el hecho, anunció que en los próximos días saldría a la luz un reglamento que pretende mejorar las condiciones de trabajo en esta actividad, según lo ordena el Decreto 431-18.

El decreto, del 19 de noviembre 2018, ordena que ese reglamento debiera salir en 6 meses, o sea, mayo 2019. La tragedia ocurrió en octubre 2019, 5 meses después de vencido el plazo para  la presentación del “Reglamento del Ámbar y Larimar”, el cual no alude exactamente a la prevención de riesgos laborales.

De otro lado, el Artículo 5 del Reglamento de Protección Contra Incendios, aquel que daba 3 años en el 2011 para adecuarse al mismo, ha sido modificado por 4 decretos que han extendido este plazo hasta el 2024 para que las instalaciones existentes a la fecha de salida del Reglamento cumplan con éste. 

Esto no fuera ningún problema si la próxima vez que haya un incendio de grandes magnitudes las autoridades no vayan a decir que hay un reglamento, que no se cumple y que trabajan para cambiar eso. Una nota de relaciones públicas por parte de los organismos responsables no sustituye la obra por hacer.