La medición del desempeño ambiental se hace efectiva mediante el uso de indicadores. Así, por ejemplo, ¿Cómo deberíamos medir el impacto de la celebración cada año del Día de Limpieza de Playas? ¿Por la cantidad de basura recogida, el número de participantes, o el espacio cubierto por la actividad?

El propósito de la conmemoración es hacer conciencia sobre la protección de las playas. Por eso ¿Es buena noticia recoger más basura este año que el anterior? La cantidad de desechos colectados por cada participante (kg / persona) sería una medida de eficiencia, pero deja la duda sobre la prevención.

Un indicador de eficacia sería saber cuánto desecho fue colectado por metro cuadrado o metro lineal de playa limpiado. El propósito es que cada año se encuentre menos basura en las costas. Así, podríamos saber no solo que tan productiva ha sido la jornada, sino si está calando la conciencia de las personas.

Es solo un ejemplo. Piense en sus indicadores ambientales. ¿Ellos se centran en medir que tan bien estamos cumpliendo los procedimientos (eficiencia) o que tanto estamos logrando su propósito (eficacia)? Si quieres saber, o tienes dudas de cómo hacer el ejercicio, ven con nosotros al módulo 7.

programa-formacion-en-gestion-ambiental-y-sustentabilidad