Para las empresas que operan hornos como las cementeras, minería metálica, acereras, detener las operaciones por un día puede arruinar los resultados financieros del mes. Es por eso que el seguimiento a huracanes es crítico para las mismas, evitando detener su operación a menos que sea necesario.

En mi época de cementero uno de nuestro orgullo era el plan de huracanes y como el fino seguimiento evitaba paros cuando el resto del país estaba cerrado…hasta que llegó el Huracán George. No hubo tiempo de detener adecuadamente los equipos, además de que la planta quedó devastada.

Una brigada mínima de 8 personas, definida en el plan, permanecimos durante el huracán en la planta. Al día siguiente vinieron muy pocos a la empresa, y fue al segundo día cuando se comenzaron a reportar los empleados: muchos de ellos sufrieron daños graves en sus casas, ellos estaban de que los ayudaran.

Hoy hay más tecnología que hace 20 años, por lo que la toma de decisiones en las empresas depende cada vez menos de las orientaciones de las autoridades. Sólo hace falta acompañar esa información de la suficiente prudencia que evite que una mala decisión hoy, borre las muchas sabias decisiones pasadas.