La temporada invernal de béisbol profesional dominicano fue además de exitosa, accidentada, siendo el más crítico de todos el incendio en el Estadio Quisqueya. Había llegado como de costumbre a la que se supone sería la hora de inicio del choque, encontrándome en cambio con una escena dantesca.

Estuve ahí por más de 2 horas y les presento aquí algunas notas que compartí con un grupo de WhatsApp a la mañana siguiente del siniestro:
1- El camión escalera lo entraron del lado izquierdo en vez del interior como lo hicieron al final, perdiendo casi 2 horas.
2- Pasó casi 1 hora después de llegar los bomberos para comenzar a echar agua con unos chorros que apenas alcanzaban el lado izquierdo, por lo que el fuego se extendió por todo el resto del palco de prensa.
3- Los camiones escaleras de que disponemos, se sabe desde antes, sólo alcanzan 7 pisos, y ahí hay como 12 (dicho por los bomberos).
4- Un empleado del estadio me comentó que el palco de prensa y y demás áreas que hay arriba no tienen escaleras de emergencia.
 
5- No queda claro si había extintores en el área. Aunque el presidente de la liga dice que sí, gente que hace vida en el lugar no recuerda haber visto uno.
6- Este es el segundo incendio en un estadio dominicano en menos de 3 años, no la primera vez después de 60 años del Quisqueya. Esa perspectiva implica que urge revisar condiciones de seguridad en todos los estadios y su protección contra incendios.
7- Por suerte ambos incendios han ocurrido fuera de juego, aunque el último casi ocurre con presencia de fanáticos. En el play no hay una sola señal de evacuación y en los últimos tiempos, incluso, a la salida se están dejando puertas cerradas.
8- El Ministro de Obras Públicas no ha hecho nada por aplicar el Reglamento de Protección Contra Incendios que está bajo su control y que el 2 de diciembre pasado entró en vigencia para instalaciones nuevas y viejas después de 6 años de posposiciones. Ninguna alusión al mismo en medio del evento para alertar a la población, empresas a exigir, procurar su cumplimiento.
9- Olvidemos el play y comencemos a pensar en los lugares donde viven,-trabajan, tienen negocios y pregúntese cuál es el nivel en que se da todo lo anterior y procuren resolver, porque bomberos no tienen capacidad de respuesta, sobre todo si vives en una torre. Corrijan, prepárense en la medida de lo posible, incluyendo comprar un seguro.
10- Es posible que hayas ganado o perdido al final, pero no podemos olvidar todo lo dicho anteriormente.